Biografia de Francois Villon Vida y Obra del Poeta Lirico



Biografia de Francois Villon-Vida y Obra del Poeta Lirico

François Villon (c. 1431-c. 1463), poeta francés considerado en opinión de muchos especialistas como el poeta lírico más destacado, por la belleza y originalidad de su poesía y su extraordinario poder evocativo.

En el año 1431, en medio de una Francia convulsionada por una guerra interminable que duró 116 años, con robos, riñas y asesinatos diarios, y que sumado a una plaga (peste bubónica), que diezmó a la ciudad de Paris en 50.000 habitantes, llegó al mundo Francisco de Montcorbier.

Sus padres eran terriblemente pobres, y alimentaron a este huésped indeseado «con nabos y maldiciones». Más de una vez se habría acostado con el estómago vacío, de no haber adquirido la habilidad de escurrir en sus bolsillos la comida que hurtaba en las tiendas vecinas.

Por cierto que su educación empezó con el robo. A leer y a escribir aprendió mucho mas tarde.Perdió al padre cuando él era muy niño aún. Cuando llegó a los doce, su madre creyó que había hecho ya bastante per él y le dejó librado a la merced de un pariente lejano, el padre Guillermo de Villon.

Este párroco bondadoso y ya anciano-aceptó la carga, se llevó al niño a vivir bajo su techo y le dio su apellido. Halló al rapazuelo muy inteligente, pero sordo a toda autoridad. Sin embargo, con la esperanza de hacerle cura, le matriculó ( 1443) en la Universidad de París.

Sus profesores creyeron que, dándole de azotes muy a menudo, podrían hacer todo un caballero de aquel bribonzuelo, pero fue inútil.

Sus años tiernos habíanle dejado huella indeleble. Obtuvo el título de bachiller y maestro, y dejó la universidad hecho un erudito de primer orden, un poeta inspirado y el campeón de los pillos.

Biografia de Francois Villon poeta frances
Su gran mérito como poeta reside en la subjetividad de su poesía. Villon expresaba sus sentimientos con ingenuidad, ya fuesen buenos o malos, y la franqueza con que hablaba de sí mismo lo llevó a hablar de otros con idéntica franqueza.

Con el aprendizaje recibido de dos tunantes amigos, Villon agregó a los dos títulos universitarios otro que no lo era: M. C. (Maestro en Crímenes). Y ya le vemos dispuesto a cursar clases que, partiendo del aula ‘universitaria, le llevarán a presidio.

Divide el día en tres etapas: las tardes para escribir, las noches para robar y divertise, y las mañanas para dormir.

No obstante, en consideración a su padre adoptivo, prometió más de una vez cambiar de vida. «Después de todo, ¿qué provecho material sacas de tu proceder indigno? Robas, matas, y te llenas la bolsa,… ¿para qué?. Para que te la birlen las mujeres y el vino.»



Así que, estaba decidido, se reformaría.

Con el tiempo y a merced a los incansables esfuerzos de su padre adoptivo, consiguió trabajar honestamente. Por un tiempo trató de «aparecer honesto», haciendo de preceptor de varios jóvenes cuyos padres, evidentemente, desconocían su pasado. Mas a poco volvió junto a. los hombres y mujeres de sus viejos tiempos.

Lo subyugaron los ojos penetrantes y la cáustica lengua de Catalina de Vausselles, «mi dama de la nariz respingada». Villon se enamoró perdidamente de Catalina, pero ésta sólo sabía entregar su corazón apasionado al dinero, y lo abandonó por un amante más rico y dominador que él

La humillación sufrida por Villon fue la comidilla del hampa parisiense. La gente se reía a sus espaldas. No le quedaba más remedio que irse de París.

Pero antes se despediría de la ciudad con un dardo inflamado de irónica poesía. Escribió, pues, un testamento burlesco, El pequeño testamento, en el que dejaba la gloria de su existencia a Guillermo de Villon, la alegría a sus amigos, el dolor a sus enemiges y su «pobre, lánguido y transido corazón» a la dama que le redujo a tan penoso estado, ¡y quiera Dios compadecerse cíe su alma!».

Una cena ele despedida en la Nochebuena de 1436. Francisco Villon convida en la «Taberna de la Muía» a cuatro compinches suyos. De pronto, una idea diabólica cruza per sus cerebros saturados de alcohol. Y pocos minutos después, cinco sombras silenciosas se pierden en la noche en dirección del Colegio de Navarra. Han persuadido a Francisco de que será más provechoso robar en París que correr peligros por los caminos.

El asalto al Colegio de Navarra, en el que Villon casi pierde la vida, dejó a éste una ganancia de seis mil pesos aproximadamente.

Pasaban los días y la policía no sospechaba de Villon ni el de sus secuaces. Los ladrones celebraron su «buena fortuna» con noches de jarana en las que se regalaban con un primer plato de pavo asado y un postre picante de mozas rozagantes.

Pero llegó un día en que el poeta, al despertar, encontró sus bolsillos vacíos.Resolvió, una vez más, dejar la ciudad, y esta vez cumplió su propósito, pero mas tarde cayó preso.

Comenzo a meditar y escribir una nueva obra, concodia como el Gran Tsetamento. El pequeño testamento, no obstante sus momentos sublimes, es una burla. El gran testamento, a pesar de sus frecuentes vulgaridades, es un himno grandioso.



Es interesante notar que Villon escribió la mayor parte de la obra en la prisión, mientras aguardaba la sentencia de muerte. Es la confesión postrera de uno de los bribones más deleznables que el mundo ha conocido, pero que, sin embargo, tuvo la gracia de la fe y el don de un numen inspirado.

Empieza el poema con una disculpa por su vida ruin. Ha sufrido ya bastante bochorno, pero está seguro de que si bien no ha sido todo lo bueno que debió ser, al menos no ha sido todo lo malo que pudo ser.

La pobreza ha sido el aderezo de su vida y el dolor le llevó siempre de la brida. «Las necesidades descarrían a los hombres así como el hambre acucia al lobo a salir aullando de su guarida.»

Villon termina su Gran testamento, la mezcolanza más sorprendente de lo sublime y lo sórdido, con un epitafio para su propia tumba.

«Este haragán, mentecato, abandonado de la fortuna, ha devuelto su cuerpo a la Tierra, nuestra Madre común, los gusanos no hallarán mucha carne en él, porque ya el hambre lo ha roído hasta bien cerca de los huesos. Nunca tuvo descanso hasta que la muerte se lo llevó de este mundo. ¡Dios de la Misericordia, ten piedad de su alma y concédele paz eterna!».

Cierto día tornó parte en una riña entre beodos y fue detenido. El hecho en sí no revestía importancia por ser cosa de todos los días, y nada serio. Pero la policía parisiense ansiaba librarse de él «de una vez para siempre».

La mayor parte de sus compinches estaban ya «bamboleándose y secándose» al aire libre, y la salud de la ciudad mejoraría en mucho —reflexionaban los gendarmes— si podían hallar una excusa para echarle la soga al cuello a ese Villon.

Dispuestos a aprovechar la ocasión que se presentaba desenterraron de los archivos policíacos la larga serie de sus crímenes ya casi olvidados, incluyendo el robo del Colegio de Navarra, ya por entonces aclarado, y le sentenciaron a muerte.

Y aquí le vemos, enfrentándose con la horca por tercera vez. Echado sobre el húmedo camastro de su celda, se veía «pendiendo y balanceándose» de una soga. . . y se figuraba cómo sería ese cuarto de hora en que, con angustia creciente, vería írsele acercando la muerte.

La suerte no lo abandonó, su sentencia de muerte —gracias una vez más a la mediación del padre Guillermo— fue conmutada por diez años de exilio.



Se le dieron tres días de plazo para saludar a sus amigos y salir de París.

Una gélida mañana de enero (1463), arrastrando su magra y solitaria figura, atravesó la puerta de Saint Jacques para perderse bajo la copiosa nevada matutina… es lo último que se sabe de él. Se cree falleció en 1463.

Fuente Consultada: Grandes Novelistas – Villon Francois – por H. Thomas y Lee Thomas – Editorial Juventud Argentina

elogios importantes para la mujer

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

ocio total

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes

actitudes


puzzles


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------