Misterio de Glozel:El Enigma de lo Restos Arqueológicos



HISTORIA DEL ENIGMA DE GLOZEL

EL MISTERIO DE GLOZEL: En marzo de 1924, Emile Fradin de 17 años estaba arando uno de los campos de su padre cerca de la aldea de Glozel, en el Auvergne (centro de Francia).

De repente una vaca que tiraba del arado tropezó en un agujero de forma ovalada.

Cuando se despejó el agujero, se descubrió que medía unos 2,5 m de largo y tenía una base enlosada.

Dentro había ollas, tablillas, ladrillos y trozos de cristal.

Los ladrillos estaban cubiertos de una fina capa de algo parecido al cristal.

Parecía probable que la vaca hubiera descubierto involuntariamente un horno medieval para el cristal, parecido a otros hornos que se conocían en la zona.

La familia Fradin. sin embargo, estaba segura de que habían hallado el lugar de una tumba antigua.

La noticia de este descubrimiento llegó a oídos del Dr. Albert Morlet, un cirujano de la cercana ciudad de Vichy y arqueólogo aficionado.

Compró los derechos para excavar más en el lugar, y él y Emile Fradin pronto descubrieron una gran cantidad de objetos extraordinarios.

Había muchas ollas, figuras hermafroditas, huellas de manos de arcilla y puntas de flecha de sílex.

Había guijarros y trozos de hueso tallados con imágenes de animales, algunos de los cuales se habían extinguido hacía muchos siglos.

Lo más desconcertante de todo eran las tablillas de arcilla inscritas en una lengua extraña.

Contenían letras del alfabeto romano moderno y varios símbolos añadidos que sumaban un total de 133 caracteres.


¿DEMASIADO BUENO PARA SER VERDAD?

El destacado amasijo de objetos dejados al descubierto por el Dr. Morlet y el hecho de que eran de estilos de períodos arqueológicos muy diferentes indicaba que él (o alguien con intereses similares y acceso a una gran variedad de especies) había «salpicado» el lugar.

Por otro lado, uno de los principales arqueólogos de Francia.

Salomón Reinach, estaba convencido de que las tablillas de arcilla, que el Dr. Morlet había calculado que tenían más de 10.000 años de antigüedad, eran prueba de su teoría de que la escritura se había originado en Europa.

En 1947 el Congreso Antropológico Internacional envió una comisión para que examinara el sitio de Glozel.

Informaron de que no había nada de tanta antigüedad.

Había indicios de que se habían empleado herramientas de acero en los guijarros y huesos y que parte de la cerámica era tan blanda que se podría disolver en agua.

Intrépido, Reinach organizó otra expedición en 1928.

Después de tres días de excavación en un suelo aparentemente sin tocar, el equipo de Reinach desenterró varios objetos, entre ellos otra tablilla de arcilla.

El hecho de que la rodeaban raíces de plantas era prueba de que no se habían enterrado recientemente.

El Dr. Morlet continuó cavando, y los Fradin abrieron un pequeño museo para exponer sus hallazgos.

Sin embargo, poco a poco se fue perdiendo el interés por el lugar.

Durante los 30 años que siguieron a la Segunda Guerra Mundial, poco más se oyó hablar de la controversia.

Por 1974, la técnica científica de la termoluminiscencia estaba bien establecida para datar cerámica antigua.

Científicos de Escocia, Dinamarca y Francia realizaron una serie de exámenes sobre el material de Glozel.

Obtuvieron una oscilación de fecha entre el año 700 a. C. y el 100 d. C. Eran de fechas mucho más recientes que las que proponía el Dr. Morlet, y acordaron realizar la prueba del carbono a uno de los huesos.

Otro fragmento se dató entre el 1200 y 1350 a. C., pero posiblemente era un trozo de ladrillo del horno.

En 1983 se hizo una nueva excavación e Glozel, a unos 500 m de distancia del original y bajo condiciones de estricta seguridad.

Sólo se encontraron unas cuantas piezas, pero extrañamente, varias tenían inscripciones en la misteriosa escritura.

Actualmente el misterio sigue sin resolverse.

ARCHIVO DE FALSIFICADORES

LOS ELEMENTOS DEL ENIGMA DE GLOZEL

• Los que están a favor de Glozel presentan las figuras de termoluminiscencia como justificación, prueba de que los descubrimientos son realmente antiguos.

• Sin embargo, si las fechas son correctas, ¿cómo es posible que los huesos estén inscritos con representaciones de animales extinguidos hace tiempo?

• El Dr. Morlet era un arqueólogo aficionado y sin duda tenía acceso a varias muestras de períodos diferentes.

• Las primeras excavaciones de Glozel fueron «libres del todo» literalmente. No hubo supervisión y nadie podía afirmar que hubiera desenterrado un hallazgo (ni siquiera alguien que lo hubiera llevado al lugar.

Fuente Consultadas:
Fraudes, estafas y falsificaciones de Brian Innes
Diccionario de la Ciencia de Sanchez Ron
Lo Que Oculta la Historia de Rayner Ron Stapley
Wikipedia

Temas Relacionados

El Caso de Misterio de Glozel
El Caso de Fernand Demara
El Caso de Frank Abagnale
El Caso de Zarina de rusia
El Caso de Stanley C. Weyman
El Caso de “Gran Teresa”
El Caso de Víctor Lustig
El Caso de El “Orgón”
El Caso de Profesor Lisenko
El Caso de Operación Bernhard
El Caso de Franz A. Mesmer
El Caso de Acumulador de Éter
El Caso de Caja de Abrams

Enlace Externo:7 famosos falsificadores

La Historia del Mundo en Imágenes


Entradas Relacionadas Al Tema


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------