Estafas en la Medicina:La Maquina de Abrams, Un Diagnostico Magico



ESTAFAS EN LA MEDICINA: LA MÁQUINA DE ABRAMS

CAJAS NEGRAS MÁGICAS:

Con el descubrimiento del movimiento ondulatorio de la luz (al que pronto siguió el de las ondas de radio, rayos X y las primeras teorías sobre la estructura del átomo) bastantes personas empezaron a insinuar, como había hecho Keely, que toda materia tiene una vibración natural que podría «transformarse».

El Dr. Albert Abrams (1863-1924) consiguió una considerable fortuna explotando esta creencia.

Nació en San Francisco (California).

Abrams obtuvo su primera licenciatura en la Universidad de Heidelberg (Alemania) en 1882, y después estudió en Berlín, Viena, Londres y París.

De regreso a Estados Unidos, fue nombrado jefe del consultorio médico de Cooper Medical College en su ciudad natal y durante más de 20 años llevó una vida de médico muy respetable.

En 1910 el Dr. Abrams presenta un nuevo tratamiento que llama «espondiloterapia».

Consistía en dar golpecitos a la columna vertebral y realmente no era más que una combinación de la quiropráctica y la osteopatía ya existentes.

Pero Abrams fue capaz de hacer una gira por el país dando cursos de instrucción a 200 dólares, y publicó un rentable libro sobre el tema.

Con este éxito tras él.

Abrams anunció la creación de un aparato, el «Dinamizador», que le permitiría diagnosticar a pacientes de cualquier parte del mundo (sin moverse de su consultorio de California).

Todo lo que él necesitaba era una gota de sangre del paciente sobre papel secante.

Abrams lo explicaba diciendo que cada enfermedad posee un «tipo de vibración» específico que su equipo podía identificar.

La diagnosis requería un voluntario sano, que tenía que desnudarse hasta la cintura mirando hacia el Oeste bajo una luz tenue.

Un cable del aparato de Abrams llegaba hasta una placa de metal que el voluntario se colocaba en la frente.

Después de haber puesto la muestra de sangre en la máquina, el doctor daba golpecitos en el abdomen de la persona sana buscando «zonas sordas» que indicaran la enfermedad que sufría el paciente.

Con el tiempo Abrams decidió que ni siquiera era necesaria una muestra de sangre; la sintonía del paciente serviría.

Sobre 1920 anunció el descubrimiento de ERA (Reacción Electrónica de Abrams).

La enfermedad, decía, procede de una falta de armonía en la oscilación electrónica, «los fármacos específicos tienen que tener el mismo tipo de vibración que las enfermedades contra las que son efectivos.Esa es la razón por la que curan».

Había inventado una máquina que produciría la vibración necesaria para cualquier enfermedad, sin necesidad de fármacos.

Lo llamó «Osciloclasto».

EL APARATO ELECTRÓNICO DE ABRAMS

Unos cuantos médicos acreditados, así como muchos curanderos, invirtieron en el aparato electrónico de Abrams.

El equipo no se vendía sino que se alquilaba, cada artículo costaba 250 dólares al año.

Las partes que la hacían funcionar se encontraban en una caja sellada, y el que lo alquilaba tenía que firmar el acuerdo de no abrirla nunca.

Por 1923. Abrams había distribuido unos 3.500 dinamizadores y osciloclastos.

Abrams podía ingresar hasta 2.000 dólares a la semana por los tratamientos, y se calculaba que su fortuna personal había aumentado a más de 2 millones de dólares.

Durante algún tiempo la Asociación Médica Americana (AMA) habían estado observando estos acontecimientos con inquietud.

Un día el Dr. Abrams recibió una muestra de sangre de un médico de Chesaning (Michigan) y le pedía un diagnóstico.

Él le comunicó que el paciente sufría diabetes, malaria, cáncer y dos enfermedades venéreas.

El médico de Chesaning envió este diagnóstico a la AMA; el paciente, explicó él, era un gallo Young Plymouth Rock.

Otro escéptico le envió por separado dos muestras de sangre del mismo conejillo de Indias macho: la «Srta. Bell» se enteró de que tenía cáncer y una infección de seno: la «Sra. Jones» tenía una enfermedad de la piel y problemas estomacales.

En otoño de 1923 la revista Scientific American reunió a un grupo de expertos para disponer que se abriera una de las cajas osciloclasto.

Contenía un condensador, un reostato, un medidor de ohmios y un interruptor magnético, todo conectado cuidadosamente, pero sin función aparente ninguna.

La comisión llegó a esta conclusión: «En el mejor de los casos es toda una ilusión. En el peor es un fraude colosal».

Sólo unos meses después de esto, el Dr. Abrams cayó enfermo de neumonía. Elosciloclasto no pudo hacer nada por él y murió.

Fuente Consultadas:
Fraudes, estafas y falsificaciones de Brian Innes
Diccionario de la Ciencia de Sanchez Ron
Lo Que Oculta la Historia de Rayner Ron Stapley
Wikipedia

Temas Relacionados:

El Caso de Misterio de Glozel
El Caso de Fernand Demara
El Caso de Frank Abagnale
El Caso de Zarina de rusia
El Caso de Stanley C. Weyman
El Caso de “Gran Teresa”
El Caso de Víctor Lustig
El Caso de El “Orgón”
El Caso de Profesor Lisenko
El Caso de Operación Bernhard
El Caso de Franz A. Mesmer
El Caso de Acumulador de Éter
El Caso de Caja de Abrams

Enlace Externo: Abrams, maestro de charlatanes

La Historia del Mundo en Imágenes


Entradas Relacionadas Al Tema


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------