Derechos Argentinos Sobre las Islas Malvinas



Derechos Argentinos Sobre las Islas Malvinas

Las Islas Malvinas están asentadas sobre la plataforma submarina argentina. Esta porción se extiende bajo el mar a menos de 200 metros de profundidad, a unos 340 Km. de nuestras costas.

Las islas Malvinas están formadas por dos grandes islas, Gran Malvina y Soledad y unos 200 islotes más pequeños. Allí abundan las colinas, y el tiempo frío, húmedo y ventoso no permite el crecimiento de árboles.

Con respecto a quién descubrió las Malvinas, persiste la discusión, alimentada entre otras cosas por las dificultades que había hace cinco siglos para señalar adecuadamente la posición de un punto determinado.

Los métodos rudimentarios de posicionamiento y cálculo de la longitud fueron mejorándose con el tiempo, pero a los historiadores actuales les queda el problema de la conversión de las medidas usadas en esa época y en cada país, pues no era lo mismo una legua española que una veneciana o inglesa.

EL SUPUESTO TITULO DE GRAN BRETAÑA EN LAS ISLAS MALVINAS.
(De “Las Islas Malvinas ante el derecho”, por Bonifacio del Carril, articulo ubicado en 1964.)

“El supuesto descubrimiento y la ocupación de Gran Bretaña es de índole totalmente diversa. Como Gran Bretaña durante los siglos XV, XVI, XVII y XVIII jamás ocupó un metro de tierra en América debajo del Ecuador, en 1766 no tenía derechos continentales de ninguna naturaleza que pudieren conferirle título alguno sobre las Islas Malvinas. En realidad si quería tener algún derecho sólo podía alegar hipotéticamente, como lo hizo el secretario de estado Conway en las instrucciones a Mc Bride, un derecho limitado, exclusivamente referido a las islas Malvinas: el de la supuesta prioridad en el descubrimiento. Pero ya se ha dicho que en 1766 ese título no podía invocarse con respecto a un territorio descubierto y visitado multitud de veces, a un territorio que estaba no sólo sujeto a la jurisdicción de España, sino poblado por Francia, y después por España; a un territorio, en suma, que de ninguna manera podía ser considerado res nullius (cosa de nadie) . Así lo comprendió Mc Bride que, a pesar de las terminantes instrucciones de Conway, se abstuvo de intentar siquiera el desalojo de la colonia deBougainville.

Cuando Palmerston quiso cohonestar el acto de violencia cometido contra la República Argentina, ya nadie admitía, en el año 1834. ni por vía de arbitraria imposición, que el solo descubrimiento pudiese dar origen a un derecho de dominio. Gran Bretaña se vio obligada a invocar, pues, además de la supuesta prioridad en el descubrimiento, la subsiguiente ocupación. Pero Palmerston se abstuvo de indicar a qué descubrimiento y ocupación se refería. La incógnita puede, sin embargo, ser despejada con relativa facilidad. Porque los descubrimientos posibles que puede invocar Gran Bretaña son sólo dos: el de Hawkins en el año 1594 y el de Byron en 1764; ocupación, una sola: la de Mc Bride en 1766.

¿A qué descubrimiento pues, y a qué subsiguiente ocupación se refirióPalmerston? Los dos términos de la alternativa son igualmente demoledores para las pretensiones de Gran Bretaña. Si Palmerston aludió al supuesto descubrimiento ‘llevado a cabo por Hawkins en 1594 es indudable que la ocupación de Mc Bride, que tuvo efecto sólo ciento setenta y dos años después, no puede de ninguna manera ser considerada subsiguiente ni atributiva de dominio, pues es evidente que avistar una tierra desde la lejanía del mar, como lo hizo Hawkins, y pretender ocuparla casi dos siglos después, como lo hizo Me Bride, no puede configurar de modo alguno el descubrimiento y la ocupación que ‘podrían haber dado origen legítimamente a un título de dominio.

Y si Palmerston no se refirió al descubrimiento de Hawkins sino al de Byron, único que antecedió realmente a la ocupación de Mc Bride, es obvio que Gran Bretaña no puede alegar prioridad en el descubrimiento ya que, como reiteradamente lo he señalado, mucho antes de que Byron llegase a las Malvinas, las islas habían sido visitadas por holandeses y franceses y pobladas porBougainville.

La situación jurídica legal y moral de España y de Gran Bretaña, los dos contendientes de 1770, es, como se ve, absolutamente distinta. España tuvo un título general, continental, de dominio sobre la Patagonia y las adyacencias del Estrecho de Magallanes que comprenden geográficamente a las islas Malvinas, el mismo que hoy invoca la Argentina. Ese titulo fundado en el descubrimiento y la ocupación de la parte sur del continente americano, que nadie le ha discutido jamás, ni siquiera Gran Bretaña, fue confirmado por multitud de hechos, públicos y notorios, a través de los siglos.



El titulo que pretende tener Gran Bretaña, fundado también en el descubrimiento y la ocupación, es, en cambio, particular, especial, restringido sólo a las islas Malvinas. Sería una excepción dentro del titulo general de España. Por su carácter excepcional debe ser rigurosamente confrontado con los hechos en que intenta sustentarse.

El análisis que acabo de realizar demuestra que los hechos no lo favorecen. Porque Gran Bretaña no puede alegar la subsiguiente ocupación si invoca el primer descubrimiento, y no puede alegar el primer descubrimiento si invoca la subsiguiente ocupación. ¿Qué puede alegar. entonces?»

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

ocio total

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes

actitudes


puzzles


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------